Cuando llegamos al guachinche más que carne descubrimos algo genial: Lo primero de todo que podemos aparcar. Las cosas claras. Hay un buen aparcamiento. Pero es que dentro es muy espacioso, hay fuente con peces, hay zona de juegos tanto para niños como para adultos, hay muchas mesas preparadas para que la gente se pueda sentar a comer, una barra enorme… En fin. Un guachinche excelente.

Se accede con facilidad desde un amplio portón de garaje con el que se accede a un gran aparcamiento. Luego entramos por la puerta y podemos seguir a la izquierda (hacia los baños) o de frente (para luego seguir adelante o bien para girar a la derecha y acceder a la barra o a las mesas). Una vez hacemos el tour vemos que está totalmente conectado entre mesas y en todos los extremos.

Más que carne

 

Compartir esto: